NOROESTE: Hacer periodismo para la nueva sociedad

42 aniversario Culiacán

Foto: Noroeste

Hoy, como todos los Septiembres, celebramos nuestro 42 Aniversario.

Quiero empezar por felicitar a todos los homenajeados que hoy cumplen 5, 10, 15, 20, 25, 30 y hasta 35 años con nosotros.

Mi más profundo agradecimiento por su compromiso y lealtad.

Somos ya una empresa madura. Y es común que en empresas de trayectoria y tradición como la nuestra, se aprovechen estos momentos para hablar del pasado, de lo que hicimos, y hasta de manera implícita, de lo que dejamos de hacer.

Pero hoy, yo prefiero hablarles de dos cosas que me parecen fundamentales para Noroeste y para quienes trabajamos en él.

Por un lado, quiere referirme primero a la importancia de nuestra responsabilidad pública y, en segundo lugar, a las posibilidades que esa misma responsabilidad nos brinda de cara al futuro.

En Noroeste hemos transitado ya mucho tiempo en esta industria retadora y apasionante. Hemos vivido momentos de bonanza y momentos difíciles en lo empresarial y en lo periodístico: todos los hemos sorteado con la dignidad que los valores fundacionales de esta empresa nos permiten sostener: independencia, honestidad, veracidad, profesionalismo y valor civil.

Podemos decir entonces que somos adultos. Adultos maduros y orgullosos. Y como todo adulto, tenemos que ser responsables.

Tenemos que ser responsables en todos los niveles y en todas las esferas.

Tenemos que ser responsables en lo personal, con nuestras familias, nuestros hijos, padres y hermanos.

Tenemos que ser responsables en lo laboral, cumpliendo con nuestro trabajo con profesionalismo, lealtad y honestidad con nuestros compañeros y con la empresa a la que nos debemos.

Tenemos que ser responsables en lo colectivo, haciendo equipo, sumando esfuerzos y empujando el ideario que nos distingue allá afuera.

Y por último, y lo más importante, tenemos que ser responsables en lo periodístico: haciendo comunidad, generando debate, ejerciendo la crítica y provocando una mejor conversación al interior de nuestra comunidad.

Todos sabemos que las cosas no marchan bien para México: tenemos al presidente más cuestionado de la historia reciente y la economía navega en el estancamiento. Los empleos no alcanzan y los escándalos de corrupción, la violencia y la impunidad marcan a este gobierno y demeritan nuestra imagen internacional.

En ese contexto, a Sinaloa no le va mejor. Todo lo contrario, somos uno de los estados perdedores en materia económica y de seguridad en el contexto nacional. Ante esa realidad, nuestro gobernador ha preferido dejar correr la pasarela política y abandonar la gestión pública. Si es que alguna vez la ejerció.

 La crisis es de confianza. Y sin confianza todo parece imposible.

 

No es secreto pues que el sistema político cupular y partidocrático se encuentra en crisis.

Pero si somos observadores, hay buenas noticias y razones para la esperanza: los bajos niveles de votación dura, la irrupción y el fortalecimiento de las candidaturas independientes, la mejor organización de la sociedad civil en temas de educación, corrupción, transparencia, rendición de cuentas y acceso a la información nos enseñan que la grieta está allí.

Que no hay monolitos invencibles. Sino que es posible organizarse e incidir. Que es posible lograr cambios en el sistema si se trabaja con inteligencia, sudor y valentía.

De ese tamaño es nuestra responsabilidad actual.

Nuestra tarea es abonar en la confianza para que las personas se erijan en mejores ciudadanos. Los sinaloenses creen en Noroeste, nuestro reto es conservar esa credibilidad y usarla para construir confianza entre nosotros.

Hoy Noroeste debe hacer periodismo para esa nueva sociedad que decidió dejar de ser víctima para convertirse en causa. Esa sociedad que se atreve, que protesta, que marcha, que exige; pero que también estudia, se informa, se organiza y propone.

Voy ahora a la segunda parte: el futuro que nos abre este nuevo ecosistema.

Suelo decirle a mis alumnos de universidad que si quieren trabajar en algo emocionante cuando se gradúen, que allí está el periodismo.

Somos, sin duda, el medio de comunicación de referencia periodística en el estado y en el noroeste del país.

Este año llevamos la agenda de la conversación pública con investigaciones especiales en temas como los desaparecidos en el norte del estado y como el de los Hospitales Generales, un trabajo que publicamos a nivel nacional en alianza con el equipo de Carmen Aristegui.

Además fuimos distinguidos con nuestra inclusión en el Consejo Directivo de Artículo 19, organización internacional líder en la defensa de la libertad de expresión, en cuyo informe anual “Estado de Censura” el Caso Noroeste es columna vertebral.

También está el reciente reconocimiento a Noroeste como “constructor de paz en México” por el Instituto para la Paz y la Economía de Nueva York.

Resalto también los premios y reconocimientos obtenidos en diversos espacios por el trabajo periodístico de Francisco Cuamea, César López, Luis Brito, Roberto Armenta, por mencionar algunos.

Los méritos están allí, se agradecen y se comparten.

Pero no podemos olvidar que formamos parte de una industria que se encuentra en franca refundación. En este ya bien entrado siglo XXI, a nuestra naturaleza primordialmente impresa ha venido a sumarse la velocidad de lo digital y la interacción de las redes sociales.

Somos, dicen los pesimistas, un modelo viejo en medio de la novedad.

Discrepo.

Nuestra causa sigue vigente y el oficio que practicamos se reinventa ya no cada 4 o 5 años como antes. Sino que lo hace todos los días.

La velocidad es ahora un atributo más de nuestros contenidos, pero nunca el contenido en sí mismo. Nuestra función sigue siendo producir contenidos interesantes, crear conversación, construir un discurso.

En este 2015 de tecnología fascinante, la función del periodismo permanece y, al mismo tiempo, evoluciona.

Cada vez llegamos a mayores audiencias a través de nuestros portales, de nuestras aplicaciones móviles y de Facebook, Twitter o Instagram. Estamos también, incursionando con “Noticiero Noroeste” en el interesantísimo mundo de la radio en vivo. Incluso, editamos libros y organizamos eventos masivos para mejorar la experiencia de nuestros lectores e incrementar la efectividad de nuestros socios comerciales.

Así es ya nuestro presente y así se vislumbra nuestro futuro inmediato: repleto de innovación, creatividad y tecnología.

Tenemos la obligación y la oportunidad, el deber y el derecho de aprovecharlo, de montarnos en él y de poner la marca Noroeste, su identidad y compromiso, al servicio de más y más personas.

Pero no es para abrumarnos, sino para emocionarnos y abrazar las posibilidades con la certeza de que nuestra identidad prevalece.

Una identidad anclada en nuestros valores organizacionales: integridad, innovación, productividad, resiliencia. Y, sobre todo, anclada en nuestro compromiso periodístico con la verdad y la independencia.

Justo ahora, debido al bono demográfico y la coyuntura internacionales, México puede dar un gran salto en su desarrollo. Pero no podrá hacerlo si no hacemos la tarea, si no construimos las virtudes democráticas urgentes y necesarias.

Para lograrlo, cada quien debe trabajar desde su trinchera y a Noroeste le toca hacerlo desde su rol periodístico.

Hace algunos meses, el periodista Jorge Ramos escribió: “cuando el poder abusa, el periodismo tiene que ser contrapoder”.

 En Noroeste hemos sido siempre contrapoder. Y hemos pagado los precios con la satisfacción del deber cumplido.

Por eso hoy, en el marco de nuestro 42 Aniversario refrendamos nuestro compromiso de ser contrapeso frente a la corrupción, la violencia y el abuso de poder.

Y afirmamos, de manera congruente con estos tiempos, nuestra convicción de ser aliados de los mejores causas y los mejores ciudadanos de Sinaloa y de México.

*Discurso íntegro en el marco del 42 Aniversario de Noroeste en Sinaloa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s