Las cuentas de Mario López IV: economía

11a_inauguracion_2-53012
Mario López Valdez. Foto: Noroeste

A punto de despedirse, Mario López tiene un problema: no hay mucho que presumir.

Aún cuando el crecimiento del PIB al final de mandato es superior a la media nacional, queda una pregunta pendiente:

¿por qué el malestar general con los resultados económicos de este sexenio?

Según datos, Sinaloa cayó 4 lugares en el Índice de Competitividad Estatal 2014, al pasar del lugar 10 al 14. En “Economía Estable” caímos del lugar 3 al 7. Las razones: el bajo crecimiento del PIB al inicio del sexenio, un PIB per capita inferior al nacional y el incremento de la Deuda Estatal per capita. Algunas buenas noticias: en “Innovación de Sectores” avanzamos del lugar 28 al 22, básicamente por el PIB especializado.

Además, según un análisis de Homobono Rosas publicado en febrero de 2016:

el PIB nacional ha crecido 2 por ciento en promedio los últimos tres años, mientras que el PIB de Sinaloa lo ha hecho en 1.8 por ciento, es decir, el desempeño de la economía estatal se ha ubicado por debajo del promedio nacional”.

Y según datos de México, ¿Cómo Vamos?, el desempeño económico mejora al cierre de 2015 y lo que va de 2016, pero de 2010 a 2014 los resultados fueron bastante mediocres.

Sin embargo, la explicación del malestar rebasa el dato duro. Y es que el resultado “positivo” reciente es más inercial que estratégico.

Una de las quejas sostenidas del empresariado ha sido la improvisación y la rotación en Desarrollo Económico. Con el pretexto del pluralismo, Mario López colocó allí al gris Eduardo Ortiz, luego vino un protagónico Roberto Cruz que se confrontó con todos; después, en premio a su lealtad y empatía con el gobernador, Aarón Rivas; y cerramos el sexenio con Francisco Labastida Gómez de La Torre. Cuatro secretarios dónde debe prevalecer la visión de largo plazo, la planeación y la continuidad.

Por otro lado, están las palancas económicas que empiezan a cambiar la vocación primaria en la composición de la generación de riqueza del estado.

El turismo, mayoritariamente en Mazatlán, desplazó a la agricultura como la principal pata de la economía. El puerto es ya uno de los cinco destinos más visitados del país con una ocupación hotelera sobresaliente. Hay que reconocer la fuerte gestión que se hizo para recuperar los cruceros, pero el factor decisivo en el regreso naviero fue la reducción de la violencia. Habrá que ponerle atención otra vez, pues Mazatlán registra en 2016 un asesinato cada 48 horas. Preocupante.

Y por más que Carlos Felton insista, no son sus palmeras en el malecón, sino la apertura de la carretera Mazatlán-Durango lo que en realidad incrementó el flujo turístico.

Gracias a esa vía, La Perla del Pacífico es ahora la playa del bajío mexicano.

El gran reto mazatleco es la infraestructura. Desde los servicios básicos, como agua potable y drenaje fluvial; hasta mejores vías de comunicación, un transporte público que mejoró las reglas del juego, pero que sigue sin modernizarse y, sobre todo, obras que mejoren la “experiencia” turística. Si en Mazatlán lo único para disfrutar es el malecón, la playa y La Machado, la sustentabilidad se ve difícil.

Por otro lado, el sueño de industrializar Sinaloa sigue ahí. Escucho esa aspiración desde la prepa y ahora parece posible con la llegada del gas natural. El gasoducto, un proyecto de la CFE, ha sido cacareado como LA alternativa de futuro. Puede serlo, pero no como tabla de salvación, sino como parte de una estrategia amplia para atraer y conservar inversiones.

Íntimamente relacionadas con el potencial gasero se encuentran inversiones como la minería, cuestionada por sus prácticas contaminantes; y la polémica planta de amoniaco en Ohuira. Un proyecto documentado por Noroeste. Quiero insistir: toda inversión de esa magnitud es necesaria y deseable, pero el problema con ella no ha sido el qué sino el cómo.

REUNION-CON-EL-SECRETARI
Foto: Noroeste.

Cuando por primera vez Sinaloa aspira a ese tipo de inversión, existe detrás de ella una red de compadrazgos, beneficios e irregularidades en torno al grupo político en el poder. El despacho impulsor es de Francisco Labastida Ochoa, exgobernador; el gestor es su hijo y Secretario de Desarrollo Económico; el vendedor de los terrenos es Rubén Félix Hays, exdiputado federal y excandidato a la Alcaldía de Ahome; y por supuesto, el defensor de oficio es el Gobernador Mario López. Pero no pasa nada, “Todos son mis amigos”, dice Don “Pancho” Labastida con simulada candidez. Y un problema mayor: la planta se construye sobre el noveno humedal RAMSAR más importante del país. El fin por encima de los medios.

Algo similar sucede con las Asociaciones Público Privadas. Tanto los hospitales como la planta fotovoltaica presentan serias sospechas e irregularidades: desde la inclusión de garantías a posteriori, la transferencia del riesgo a la administración pública y hasta la compra de un terreno a un personaje muy extraño. Razones por las que enfrentan una fuerte oposición ciudadana en el Congreso Estatal. Otra vez, un modelo moderno usado de manera torcida para favorecer a unos cuantos y hacer pagar a los contribuyentes el sobre-costo. No se vale.

A Mario López le pasa lo que a Peña Nieto en materia económica: el crecimiento no es espectacular, sino bastante magro.

El dato macroeconómico se estrella contra el incremento de la carga fiscal, con las alzas de la gasolina y la electricidad; y con el bajísimo poder adquisitivo del salario. Si a eso sumamos el tufo a corrupción generalizada en el gabinete estatal y el pésimo manejo de las finanzas públicas; entonces lo “bueno” no alcanza contra lo “malo”.

No es reduccionismo. A los sinaloenses les quedó muy lejos la expectativa que el mismo Mario López sembró para ganar. Tampoco ven que su Gober enfrente de la misma manera que ellos la difícil realidad. Al contrario, todos pueden ver la burbuja de poder y privilegios, dónde solo hay cupo para el grupo predilecto. Para ellos… para el pueblo, está el Gobierno en Movimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s